jueves, 11 de enero de 2007

¿CÓMO NOS REPARTIMOS LOS AMIGOS?

Lo más habitual es que, aunque no se lleve mucho tiempo de relación, se tengan amigos en común.
En mi caso actual, así es y entonces vienen los problemas ya que de manera egoísta y muchas veces inconscientemente, se quiere uno quedar con todos, a pesar de que se les dice eso de "Yo no te voy a obligar a que no salgas o hables con ella/el"
En el fondo, desearías que pasasen de esa persona.

El problema de que si piensas interiormente así, es que has pasado a la fase de la Ira, en la que quieres el mal para esa persona y tu "yo interior" te ayudará gustoso a que caigas en ese desagradable intento.

Tenemos que admitir, que los amigos deben elegir por ellos mismos y no debes coaccionarlos para que no salgan o hablen con la otra persona.

Ese error nos llevará a obligar a nuestros amigos a decidirse por una persona u otra y al final será un caos que terminará por destrozar también las amistades.

Un lector del este blog, comentaba hace unos días que lo que hizo fue irse a otro país para cambiar de vida y de gente.
Está claro que es una decisión fuerte de tomar, pero seguramente es la correcta ya que de esta forma, seguro que pasará por estas fases mucho más rápidamente.
Deduzco por las visitas, que esta persona se fue a Finlandia.
Imagino que no es necesario cambiar de continente para esto, con cambiar de ciudad, sería suficiente.
Yo me estoy planteando hacerlo y así no tendré que poner excusas a estos amigos, diciendo que la verdadera razón por la que me quiero ir de mi ciudad es para alejarme de esta persona y de todo lo que la rodea, incluido los amigos.

Evidente es que no debemos pensar que esta es la única solución. También puede darse el caso de que tus amigos...o unos pocos decidan apartarse de este grupo y dedicaros a otros menesteres que no tengan que ver con la otra gente...otros sitios, otras actividades, otros sueños, otros intereses.

Pero lo que está claro es que debemos dejar que ellos elijan. Puede que se equivoquen, pero no debemos interferir para nada en sus decisiones. Duro, si, pero es lo mejor.

2 comentarios:

Lana dijo...

Hola, acabo de ver este blog y tengo q decir, q creo q me puede ser útil. Mi situación ha pasado por muchas fases de dolor, una de ellas fue en la que decidi alejarme, irme a estudiar a otro sitio...para no verle con otra persona. El resultado fue que no lo deseaba de verdad, el irme, y aunque no me arrepiento por lo que estoy estudiando alli, me he sentido muy sola y mal. Esto me ha hecho madurar y comprender que "ojos que no ven, corazón que no siente" no es la solución.

Un saludo a todo elmundo y ánimo! y a Leave, felicitarte por este blog

Leave dijo...

Que hay LANA:

No hay una fórmula mágica para estas cosas, pero sí que podemos hacer algo importante para cambiar poco a poco según nos acompaña ese inseparable “amigo” que es el tiempo. Cambiar nuestra actitud.

Un abrazo.

PD: Si quieres puedes poner algún otro comentario en la última entrada y así te conocerá el resto de “Leaves” que visitan el blog. Para ello pincha aquí